PORTFOLIO Y OFERTA A MARÍA LANGARITA

v

Cómo surge la oferta.

Un día en clase, María comentó una idea que quería poner en marcha, pero tenía mucho trabajo y siempre había alguien en casa o en el estudio y no podía concentrarse. Bromeando, los compañeros de clase le comentamos que por qué no se encerraba en un búnker una temporada y tan mala idea no le pareció. Al finalizar la clase, me acerqué a ella y le mostré mi interés por aquel concepto de la vivienda_estudio_aislamiento e intercambiamos números para que me mantuviera al corriente de sus planes. Hablando en varias ocasiones por skype surgieron nuevas necesidades para “la casa”. Cuando finalmente vimos que podría ser viable, me ofrecí a plantearle una solución. No logré convencerla de primeras, debido a mi inexperiencia, pero sabía que yo mejor que nadie conocía el problema y me dio la oportunidad de mostrarle una oferta.

Problemática y esquema de necesidades (o monstruo con pelos).

Imagen

Este pequeño monstruo sintetiza los problemas que tiene el cliente, estudiados previamente al planteamiento de la oferta. De esta forma las necesidades que surgen unas de otras se reorganizan de forma más compleja.

Portfolio (o relación de la experiencia con los requisitos del encargo).

En la idea del cliente está esa necesidad de aislamiento y de retiro para alcanzar la concentración. Este concepto de búnker (que no la formalidad necesariamente) es idóneo para la casa. Pude desarrollarlo el año pasado, durante un taller en el que se trabajaba con unos aljibes reconvertidos en salas de museo.

Imagen

febrero 2013. Construyendo Utopías, taller, Tabarca.

Sin embargo, María dejó claro que no buscaba esa tipología, ya que tendía a sufrir ataques de claustrofobia. Tendría que mantener la esencia pero con materiales ligeros y espacios abiertos. Otra referencia de mi trabajo es la Casa Baeta de Vilanova Artigas, donde se puede ver ese camuflaje y protección, garantizando unas conexiones amplias que integran el entorno.

Imagen

 2013. Análisis de la Casa Baeta, estructura y caparazón. 

María dentro de su refugio necesita un espacio de trabajo, con las herramientas necesarias, todo de forma organizada, detallada y al alcance, en un recinto con fácil movimiento y adaptable.

Imagen

2012. Proyectos O subidón. Formas de organización creativa y eficaz. Además de que también se puede aplicar para resolver la distracción necesaria entre los períodos de trabajo.

Imagen

febrero 2013. Taller de Herramientas :D. Será necesario dotar al taller de trabajo de las herramientas adecuadas, basándome en mis antiguos experiencias y aprendizajes.

Por otro lado, si María va a estar viviendo y trabajando en un espacio cerrado e inaccesible (prácticamente), se debe resolver el abastecimiento (alimentación, suministros, provisiones), además de el servicio de agua y energía.

Imagen

2012-2013. Smoc, alimentación y efecto vapor. Durante el curso pasado estuve trabajando todo el tiempo con conducciones de agua, refrigeración, calderas, nebulización de agua y aspersión.

Por último, comentar un último problema de la cliente. Si se dispone de estar 4 meses en esta vivienda, su pareja sentimental y ella deberán establecer un sistema de comunicaciones, del que se partirá para todo el trabajo, además de que se debe tener en cuenta la flexibilidad del espacio por si recibiera alguna visita.

Ahora solo queda convencer a María con esta oferta de que soy la única persona que puede convertir esas ideas en una casa perfecta para ella.

I.

v

Como hablábamos de cuentos, voy a contar uno que me es familiar para romper el hielo. Paco terminó la carrera en 1985 y encontró un buen trabajo nada más salir, aunque no de lo suyo.  Como hacía bien las cosas, se esforzaba y trataba bien a la gente, ganó buena fama. De ahí escaló a un puesto mucho mejor, que le garantizaba una gran calidad de vida, pero por problemas se buscó otra cosa. Era fácil, había puestos esperándole. El nuevo no fue tan bien, así que se replanteó sus oportunidades laborales y encontró algo de lo que estudió, en una empresa más pequeña. Allí le fue bien unos años, hasta que empezó a ir mal, porque ¡se dejó de hacer obras!¡Qué cosas! Tenía un puesto fijo, pero no podía quedarse a esperar. Y ahí estaba Paco, en sus mid-to-late 40s. Pensó que si por su cuenta se buscaba pequeños trabajos de proyecto con unos y con otros, le iría bien. En su nuevo ambiente ganó confianza, porque era bueno en sus resultados, tenía buen trato con la gente y todos quedaban satisfechos. Incluso a veces lo recomendaban para cosas que no había hecho jamás, pero siempre trataba de mejorarse y abrir sus posibilidades.

Como introducción, es larga, pero quería ejemplificar que no sólo los jóvenes somos los que evolucionamos para adaptarnos en el nuevo paradigma de la economía directa. Todos debemos buscar nuevos trabajos aún por inventar o modificar las tareas que éstos abarcaban anteriormente. Y es mucho más duro en casos de transición de un sistema a otro.

Los encargos son trabajo. Si para conseguirlo debo aprender técnicas nuevas, cambiar la forma  de abordar los problemas y moverme de forma creativa en una comunidad de personas con fines comunes a los míos, se hará. Es necesario renovarse, adaptarse continuamente. Porque las oportunidades son las que tú te creas, destacando tus habilidades de entre los demás; o propiciándolas, analizando posibilidades, buscando retos que seas capaz de solucionar desarrollándote como profesional.

Es una nueva búsqueda de trabajo de manera innovadora, apoyándonos en la experiencia y capacidades. Tengo que entender que herramientas como el portfolio y mi capacidad de interrelación con el cliente, son fundamentales en mi trabajo como arquitecta. Es lo que ven de mi, y de la misma manera que no nos comportamos igual según quien tengamos delante, debemos reelaborar nuestro trabajo y seleccionar las piezas para ser necesariamente los únicos que puedan realizar el proyecto.

Nos lo han dicho cientos de veces, no podemos reescribirnos sino mediante relaciones entre las personas que compartimos metas. Aprendiendo de los demás y al mismo tiempo enseñando lo que conocemos. Es formación añadida, en la que vamos creciendo individual y colectivamente. Y no hay más ir a la sala de trabajo de nuestra escuela para ver cómo nos ayudamos en equipos.

Es la forma natural de trabajo.