X.

v

Buscando imágenes de centros de trabajo, talleres o estudios de pintura que me pudieran servir para acercarme un poco más a entender la forma de vivir este tipo de espacios, he localizado varias que me resultaban interesantes y que si las rastreaba era posible que detrás hubiera gente de mi entorno profesional publicando sus proyectos.

La primera imagen, me ha llevado hasta Ethelinda, una fine_artist originaria de Hawaii que tiene su estudio en Santa Fe. La imagen aparecía acompañando la entrevista en la revista SouthwestArt, una publicación mensual sobre artistas del sureste americano. No me ha parecido un medio demasiado interesante para mi proyecto, sin embargo esta entrevista pertenecía a la sección Artists’ Studios, donde he podido encontrar muchos artistas (también sureños) que explican cuáles son las claves de su centro de trabajo, que me pueden ser de gran ayuda.

La segunda foto me llevó a una arquitecta de interiores sueca que aparecía en un reportaje fotográfico sobre su loft_studio. Indagué sobre ella y acabé en su web viendo su obra y leyendo sus textos. Carouscha Streijffert, además de arquitecta de interiores, es artista que trabaja collage, pintura, etc. He podido aprender mucho de ella a través del texto To see, to be, to do, en su web, escrito por su amigo Lars Peder Hedberg.

Otra vía de investigación me ha llevado al magazine de entrevistas FvF (Freunde Von Freunden), publicación alemana sobre artistas internacionales de diversos ámbitos que enseñan sus estudios y talleres. Aquí pude leer sobre Amelle de Sainte Marie y sobre Jonas Burget, con los quiero ponerme en contacto para saber más a cerca de sus espacios de trabajo personal y para enlazar más allá de ellos a medios con los que trabajar.

Por último, en esta semana de trabajar partiendo de fotografías, he encontrado  a la artista Meichen Waxer en un blog sobre personas que trabajan manteniendo relación con los vecindarios en Toronto. En su web y el blog explica a grandes rasgos cómo se introdujo en su entorno profesional multidisciplinar: sus padres eran diseñadores de moda y coleccionistas de arte, por lo que desde pequeña se interesó por el tema, se graduó en el OCAD University y se especializó en la fotografía, aunque también es pintora, realiza instalaciones y esculturas.

Todo este entorno profesional en el que estoy tratando de introducirme surgió a raíz de conocer al pintor surrealista Quimet Sabaté en su piso taller_exposición en Barcelona. Quedé fascinada por su interpretación de la obra de Dalí y de lo extravagante de sus pinturas, ya que al conversar con él en la sala de trabajo pude comprobar la emoción con la que explicaba su historia -su trayectoria profesional, su relación con Dalí en vida y su forma de trabajar-. Me animó a volver a pintar y me hizo plantearme (antes siquiera de empezar la asignatura) un proyecto como el que estoy desarrollando actualmente en la casa de María Langarita.

A través de esta experiencia, Miguel me recomendó que conociera la historia y el trabajo de los Modlin, en el que estoy inmersa actualmente.

Así que aquí estoy en este instante, con mi tablero de fotografías referenciadas, con la carpeta de favoritos llena de revistas y artistas interesantes del entorno profesional en el que trato de introducirme y con correos a medio redactar para ponerme en contacto con la gente.

GANGELHOFF Bonnie. Abril del 2014. “A visit with Ethelinda at her studio in Santa Fe, NM“. SOUTHWEST ART Magazine. (Consultado 07/04/14) [http://www.southwestart.com/featured/artists-studios-ethelinda]

HomeDSGN. 14 de marzo del 2011. “Scandinavian Design: Amazing Loft-Studio of Artist Carouschka Streijffert in Stockholm“. (Consultado 07/04/14) [http://www.homedsgn.com/2011/03/14/amazing-loft-studio-of-artist-carouschka-streijffert-in-stockholm/]

Lars Peder Hedberg. “To see, to be, to do“. (Consultado 07/04/14) [http://www.carouschka.se/about/?l=eng]

KOTHE Juliet. 30 de diciembre del 2013. “Jonas Burgert. Painter & Sculptorer, Studio, Weissensee, Berlin“. Freunde Von Freunden. (Consultado 07/04/14) [http://www.freundevonfreunden.com/workplaces/jonas-burgert/]

BERRIN Marion. 2  de diciembre del 2013. “Armelle de Sainte Marie. Artist, Studio, Le Chapitre, Marseille“. Freunde Von Freunden. (Consultado 07/04/14) [http://www.freundevonfreunden.com/workplaces/armelle-de-sainte-marie/]

WRAY Arden. 2012. “Meichen Waxer in Parkdale“. Boots and pine. (Consultado 07/04/14) [http://bootsandpine.com/meichen-waxer/]

Anuncios

IX.

v

El relato de la casa son las acciones sucesivas o discontinuas, programadas o accidentales, esporádicas o habituales que se dan en ella, tomando la casa como marco que las recoge y reúne. Sin embargo este analizar las posibilidades, nos lleva a un número de combinaciones de formas de nominar que tienden a infinito.

Veamos algunas primeras combinaciones:

Se trata de un espacio diáfano y libre en el que actuar, moverse sin obstáculos y trabajar en cualquier formato.  Sería un DIN-A0 en blanco. Bueno ¿por qué acotarlo a esa dimensión si he dicho “cualquier formato“? No importa: me gusta esa metáfora, que a pesar de la libertad el papel en blanco me da miedo; pero no nombra el espacio desde los movimientos.

En la casa hay objetos. Herramientas de trabajo, soportes y materiales plásticos. Sería sin querer una primera organización. Dentro de la primera rama aparecerían subdivisiones por tamaños, precisión… y dentro de tamaños tenemos grandes, de tamaño medio y pequeños, etc. Clasificaciones que nos ayudan a agrupar las cosas y establecer relaciones entre ellas. Sin embargo aquí no han aparecido verbos que definan momentos.

¿Qué actividades se producen con esos objetos?

Un pincel. ¿Pinta? Recoge las proporciones necesarias de cada pigmento, las mezcla determinando la homogeneidad deseada del color resultante y transporta la cantidad retenida hacia el soporte, donde se extiende sobre él, provocando la impregnación, remezclando de nuevo con las aplicaciones de pintura previas, matizando el trabajo, suavizando el resultado, creando la textura, definiendo la intensidad y detallando los rasgos. Cualquiera de estas acciones podría ser la denominación de un pincel. ¿Cuál es la combinación de acciones que mejor lo definen? ¿Cuál la distingue de una brocha o un rodillo? Remezclar y detallar. Una brocha es capaz de mezclar, pero sólo el pincel es capaz de una vez en el lienzo coger un color ya elaborado, colocarlo junto a otro y entre ambos crear un nuevo matiz que caracterice el proyecto hacia el detalle.

¿Qué actividades se producen en/con la casa?

En la casa se actúa libre y en cualquier tamaño, organiza los objetos del taller o los ubica a disposición de uso, proporciona la luz para ver su trabajo, experimenta la transformación de sus límites mediante los actos de la persona que los usa, ayuda en la elaboración de obras materiales, te obliga a observar los errores impidiéndote el abandonar la tarea o conformarte con un resultado fallido, aporta seguridad y resistencia al mismo tiempo que te aísla parcialmente en la incertidumbre del exterior, no diferencia el tiempo de trabajar del de descanso y crea diferentes puntos disgregando la vivienda en las puestos de interés para la tarea profesional.

De la misma forma que el pincel, la casa quedaría definida en este relato, denominándola como donde se experimenta la transformación de su envolvente obligándote a la continua revisión de tu material sin interrupción.

Me resulta difícil este nuevo nombre ya que tiendo demasiado a la clasificación y a la relación de sustantivos -el anterior nombre de vivienda_taller_laboratorio creo que lo ejemplifica- pero la labor de estudiar las acciones que provoca o que ocurren me ha hecho ver un mayor grado de detalle en la forma de explicar la casa.

legal o ilegal.

v

 

Tras hacer una búsqueda entre diversas leyes y documentos, decidí entender el proyecto como un centro de trabajo profesional consistente en un laboratorio y taller, en el que la vivienda queda en un segundo plano tratándose como el espacio de descanso e higiene de los trabajadores (LA trabajadora). De este modo, en lugar de tratar de adecuar la vivienda según los requerimientos de las normas que son de obligado cumplimiento para espacios residenciales, se trabaja con leyes que se aplican al acondicionamiento laboral, que son más restrictivas en algunos aspectos y que me permiten centrarme en la parte de la actividad, disgregando la vivienda en los puntos de más interés.

CUADRO DE CUMPLIMIENTO DEL REAL DECRETO 486/1997, DE 14 DE ABRIL, POR EL QUE SE ESTABLECEN LAS DISPOSICIONES MÍNIMAS DE SEGURIDAD Y SALUD EN LOS LUGARES DE TRABAJO. BOE Nº 97 23-04-1997.
normativa

VIII.

v

A la hora de realizar un primer acercamiento sobre la normativa que afecta al proyecto, tanteé varias leyes y documentos que bien podrían aplicarse tanto mi proyecto como casi cualquier otro.

Busqué en la página web del ayuntamiento en el que se ubica la “casa” (entre comillas, porque cada vez es menos una casa) y me topé con el Plan General de Ordenación Urbanística de dicho municipio. Al tratarse de un terreno en una zona despoblada y rodeada de cultivos, había varios volúmenes del plan que me interesaban ya que podían llegar a condicionar el trabajo y la investigación. Consulté los apartados de mayor relevancia, pero me parecía que debía indagar en otras leyes que fueran más específicas de la idea que tenía en mente.

Como me interesa trabajar con los materiales de expresión plástica, pinturas, pigmentos, productos químicos, disolventes, aceites, resinas, herramientas de trabajo, pinceles, etc. rastreé a través de algunos productos, las normativas que se les había aplicado. Localicé una guía de óleos en la que venía explicada la norma (tanto norteamericana como europea) del etiquetado de productos tóxicos: la NTP 5: Identificación de productos químicos por etiqueta para España y la ASTM D4236 – 94(2011). Standard Practice for Labeling Art Materials for Chronic Health Hazards. En este caso se me cruzaron en el trabajo las NTP, Notas Técnicas de Prevención, elaboradas como criterios básicos preventivos para facilitar soluciones ante problemas en el ámbito laboral y creadas por el INSHT (Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo).

Llegados a este punto, se me planteaba una cuestión muy importante y evidente (a pesar de no haberla visto hasta ese momento). El proyecto consiste en una vivienda, pero no está conformada por los elementos que las normas consideran como las propias de una casa; además tiene incorporado un área de laboratorio, que era la cuestión principal por la que me interesaban las normas que involucraban productos tóxicos; y también es un centro de trabajo. Al tratarse de un espacio intermedio de varias funciones, y debido a sus dimensiones (no superan los tamaños mínimos a partir de los que empiezan a aplicarse las leyes propias) no se puede considerar dentro de ninguna de las 3 categorías.

Leyendo un artículo publicado en el suplemento de EL MUNDO el 23 de enero de 2004, sobre la evolución de las nuevas viviendas en espacios como locales comerciales, oficinas o naves industriales; decían que si tienes una oficina o un espacio de trabajo y eras autónomo, podías vivir en el lugar, no como residencia oficial, pero no se incumplía ninguna normativa. Si justificabas que estabas realizando tu actividad profesional, había un pequeño vacío en el que mucha gente empezaba a trabajar.

Este descubrimiento fue lo que me hizo centrarme en el Real Decreto 486/1997, que habla de la seguridad y salud en los espacios de trabajo, utilizando los apartados dedicados al descanso y a la higiene de los trabajadores como si fueran la parte de vivienda de mi proyecto.

Así en lugar de tener una vivienda con un “taller de bricolaje” casero, tengo un lugar de trabajo profesional con zona de descanso mínima, apto para la vivienda en la práctica.

REAL DECRETO 486/1997, DE 14 DE ABRIL, POR EL QUE SE ESTABLECEN LAS DISPOSICIONES MÍNIMAS DE SEGURIDAD Y SALUD EN LOS LUGARES DE TRABAJO. BOE Nº 97 23-04-1997

NTP 5 (1982): Identificación de productos químicos por etiqueta.

ASTM D4236 – 94(2011). Standard Practice for Labeling Art Materials for Chronic Health Hazards.

NTP 916: El descanso en el trabajo (I): pausas

NTP 916: El descanso en el trabajo (II): espacios

JUNIO 2004. PLAN GENERAL DE ORDENACIÓN URBANÍSTICA VÉLEZ-BLANCO ALMERÍA. 

VOLUMEN VI. NORMAS URBANÍSTICAS. 

VOLUMEN VIII. ESTUDIO DE IMPACTO AMBIENTAL.

HUERTA, Rocío. Cómo transformar la oficina en una obra de arte. EL PAIS, Cultura. Madrid 23 MAR 2012.(http://cultura.elpais.com/cultura/2012/03/23/actualidad/1332521856_861841.html) [consultado el 20 de marzo del 2014]

FELIPE, Aúrea. Cómo vivir tranquilo en su loft. EL MUNDO, Suplemento. N 321. 23 de enero del 2004. (http://www.elmundo.es/suvivienda/2004/331/1074783702.html) %5Bconsultado el 20 de marzo del 2014]

 

material.

v

PRIMEROS ESQUEMAS de la idea antes de la visita al versado_

Visita al herrero: Son los primeros esbozos que realicé previamente para explicarle mi finalidad, además esto lo acompañé de ejemplos en otros materiales para que pudiera percibir la escala a la que me gustaría trabajar.

1

DIBUJOS ESQUEMÁTICOS Y EXPLICATIVOS tras conocer el material y sus posibilidades_

2

+Planta y alzados representativos.

3

+Entramado, soldaduras, modulación y escala.

5

+Posición de las pletinas, ángulos de colocación y entrada de luz: visibilidad interior_exterior/exterior_interior.

4

+Anclaje y colocación. Separación con respecto a la fachada.

6

+Piezas especiales, esquinas y puerta.

VII.

v

Para las superficies del proyecto que quedaban al descubierto decidí plantear una celosía metálica que envolviera por completo el volumen. Buscaba un color, una escala y una geometría concreta para producir los efectos visuales que pretendía tanto desde el exterior como desde el interior. Necesitaba saber cómo se construiría todo ese sistema y hasta qué punto sería factible en la realidad. Así que fui a hablar con un herrero de la construcción de confianza.

El almacén no era ni muy grande ni tampoco muy pequeño. Estaba lleno de piezas apoyadas por los rincones esperando ser recogidas para llevar a obra y no se podía oír nada salvo el molesto ruido de las máquinas que trabajan el acero. Reunía todos los tópicos de taller, no le faltaba ni el póster de la interviú de 1995 en la garita de la oficina.

Nos reunimos en el despacho y le plantee lo que iba buscando. Me ayudé de los planos, las plantas y las secciones y de esquemas que tenía de la pieza especial que buscaba. Le di medidas y repeticiones y él me explicó cómo se hacía eso en el material que trabajaba. Me contó cómo se unían las piezas en función del tipo de perfilería, de entramado o motivo que quisiese, que dimensiones serían las óptimas para que todos los paños quedasen iguales y realizar una modulación que quedase uniforme.

Conforme le iba formulando mis preguntas, él me respondía de forma que me surgían cuestiones que hasta ahora no me planteaba. De la misma forma en algunas ocasiones yo le intentaba mostrar mi idea, esbozando delante de él o buscando ejemplos en otros materiales para que lo pudiera visualizar, y me decía que eso no era posible o que saldría carísimo. Callaba unos segundos y me contestaba: “Bueno sí se puede, si se plantea y se configura correctamente se podría estandarizar y fabricar mediante métodos comunes.”

Me dio las claves para una modulación económica y funcional que me proporcionaba el camuflaje y la protección que yo tenía en mente, pero en muchos sentidos su conocimiento cambió mi idea preconcebida. Resolviendo los problemas que nos iban surgiendo a ambos en nuestro mutuo entendimiento planteamos un prototipo con posibilidad de construcción fuera del papel.

Además de la conversación, me mostró como los trabajadores soldaban el material y me dijo una frase que consiguió convencerme, porque él mismo la defendía con fuerza: “SE PUEDE HACER DE TODO CON ACERO”. Habrán muchas opiniones sobre lo que dijo, pero se podía ver el entusiasmo y el orgullo que tenía el hombre por su trabajo, a pesar de llevar tantos años con el mismo material.

El recorrido también me sirvió para ver su espacio artesanal de trabajo. La mesa para soldar; la organización de las piezas por tipo, perfil, acabado y tamaño; la zona de almacenaje con las herramientas; y bueno, los pósters y demás personalizaciones del espacio de cada trabajador. Cómo en aquel caos de suciedad, grasa y hombres trabajando con la radio a máximo volumen, también existe una organización y una diferenciación de espacios por tareas o procedimientos. De forma planificada o espontánea.

Creo que no escogí el material que debía, que el camino que tomé no fue el más acertado, pero después de todo tampoco lo consideraría una pérdida de trabajo, aunque sí que necesito enderezar mis ideas y opciones y tomar otro tipo de decisiones mejor encaminadas.

VI.

v

No puedo considerarla mi técnica habitual de trabajo. Hacía años que no la empleaba. Cuando era pequeña iba a clases de dibujo con una señora mayor del barrio en el que vivo. Era una mujer bastante tradicional que pintaba siempre según la misma técnica de óleo que nos impartía a los que estábamos allí.

La mujer tenía su propia metodología y organización:

A los nuevos nos ponía en una mesa separada y nos echaba carpetas y carpetas de láminas modelo para copiar a carboncillo. Nos enseñaba como se cogía, que grosores debíamos utilizar  para cada línea, donde usar el difuminador, …

Cada uno necesitaba su tiempo de contacto con la forma de esbozar. Pero cuando ella consideraba que ya estabas listo, te llamaba y te daba una amplia lista de colores, formas de pinceles y espátulas. Jamás en mi vida había oído los nombres de esos colores: tierra de siena tostada, carmín de granza, verde vejiga, … ¿vejiga, en serio?

Y entonces llegabas tu que no medías más de medio metro cargado de lienzo, maletín y caballete. Yo trataba todo el tiempo de no abrir la boca y respirar lo menos posible el aguarrás.

Siempre pensé que era un problema de tiempo. Pero esta semana descubrí que no. Cada vez que intentaba ponerme a pintar fuera de las clases fracasaba por el hecho de no tener un lugar propio en el que tener el material montado permanentemente. Sin embargo esta vez lo monté en mi habitación (donde pienso dejarlo instalado indefinidamente). Y con esto pude comprobar cuál había sido mi error todos estos años: si no tienes mucho tiempo, dedícale pequeños momentos al día. Teniéndolo al paso toda la semana, cada vez que me acercaba por allí lo observaba y lo modificaba. A veces incluso quedándome allí horas sin percatarme de que estaba de paso hacia otra tarea.

Este descubrimiento no hizo más que potenciar mi actitud hacía el debate de la semana pasada en el que hablaba precisamente de los estudios de los arquitectos y su distribución y organización del espacio. Para Yona Friedman era el taller en el que pensaba y producía sus obras, a veces también en esta técnica.

Sé que pintar al óleo no es un técnica demasiado relacionada al trabajo del arquitecto (actual) por muchas razones: no es tan explicativa, no es rápida, no emplea materiales ligeros de transportar, … Parece que la acuarela, lápiz, carbón o plumilla son más apropiados para pensamientos de ideación.

Sin embargo decidí escoger esta técnica que conozco bien ya que en ella he experimentado desde siempre ese concepto de flujo del que empezaba a hablar Mihály Csíkszentmihályi en 1975. No sé hasta qué punto pude haber resuelto lo que se pedía de mí en la práctica, lo que sí hice fue experimentar esa concentración necesaria de la que ya era consciente que podía alcanzar.

Empecé con los dibujos a carboncillo sobre el lienzo, borrando con un trapo los errores que cometía, hasta proporcionarlo esquemáticamente. Entonces cogía un color tierra muy diluido en aceite o aguarrás y repaso las líneas. Así es como me enseñaron. Después, cuando está seco -al estar rebajado tarda unos 10 min, frente a los 3 días que tarda la pintura sin mezclar- paso el trapo borrando restos de carbón. Y ya es el momento de empezar. Suelo comenzar por los fondos o los cielos y las áreas más claras del proyecto. Y después lo oscuro y los detalles. Me gusta trabajar con espátulas de diferentes tamaños y ángulos, pero hay detalles difíciles de definir sin un pincel. Y mi obsesión por los detalles milimétricos no ayuda tampoco.

Igualmente no todo fue tan fluido: hubieron momentos de ansiedad y de aburrimiento también. Estos momentos, que considero también necesarios en el proceso de la concentración y del trabajo en sí, me llevaron a replantearme en muchos casos mi proyecto, hasta el punto de necesitar empezar de 0.

Considero que el proceso en general me ha permitido pensar de forma diferente a la que lo hubiera hecho con otras herramientas habituales y que además me ha llevado a ser consciente de las proporciones, tamaños, texturas, tramas y colores reales del proyecto.

CSÍKSZENTMIHÁLYI, Mihály. Flow, the secret to happiness. Febrero, 2004. (http://www.ted.com/talks/mihaly_csikszentmihalyi_on_flow) [Consultado el 2 de marzo del 2014]

FRIEDMAN, Yona. Interior Apartment. 1968. (http://www.yonafriedman.nl/?page_id=660) [Consultado el 10 de marzo del 2014]